GESTIÓN EMOCIONES

Gestión emociones | Escuela Infantil Agora Patufet

¡En Agora Patufet Infant School nos encanta aprender a través de la gestión de las emociones! Los pequeños aprenden a reconocer sus emociones y las del resto, a identificarlas y gestionarlas con total naturalidad. Nuestros educadores fomentaran su autoestima, empatía y otras habilidades sociales, haciendo que el niño se sienta querido y valorado en todo momento, promoviendo el autocontrol y ayudándolo a afrontar los retos de la vida. El objetivo de la gestión de las emociones es que los niños reconozcan sus propios sentimientos, así como los del resto, y que aprendan a saber manejarlos.

Durante los primeros años de vida, los pequeños tienen una gran plasticidad cerebral y, por ello, las experiencias y el aprendizaje se convierten en aspectos importantísimos para un desarrollo cognitivo y afectivo con éxito, contemplando así el niño de forma completa: teniendo en cuenta el aspecto intelectual, físico, emocional y social. Los últimos estudios afirman que el éxito de una persona va asociado a un adecuado desarrollo emocional, razón por la cual es esencial que esta gestión de las emociones se empiece a desarrollar desde edades tempranas. Una educación que permite a los niños identificar, expresar y gestionar correctamente sus emociones, e incorporar recursos que experimentarán en la vida cotidiana.

La gestión de las emociones permite que nuestros alumnos tengan confianza en sus capacidades; creen y mantengan relaciones satisfactorias; comuniquen sus necesidades, lo que sienten o piensan, teniendo en cuenta los sentimientos de los otros; estén motivados a explorar y afrontar nuevos retos; que tengan recursos para aportar soluciones a conflictos… aspectos que influyen de forma positiva en un aprendizaje que les servirá para toda la vida.

La infancia es el mejor momento para adquirir aprendizajes, y la gestión de las emociones se convierte en un aspecto fundamental, ya que fomenta el desarrollo de un pensamiento racional, lógico y creativo. Este control de las emociones es, por tanto, vital para que los niños se adapten, comuniquen y desenvuelvan en la sociedad. Gracias a las emociones los niños aprenderán a ser empáticos e incluso a superar los grandes retos que se presenten en su vida. A través de los juegos, los cuentos… aprenderán que no hay emociones buenas y malas, si saben ponerle un nombre podrán gestionarlas.